Suscripciones

Son aquellas pequeñas cosas.

ed jesusSupongo que cambiar un foco es un detalle que pudiera parecer sin mayor mérito, pero por más incipiente que sea, si se le deja de lado, puede acumularse en una responsabilidad mayor que podría ser inmanejable.

Y como dice J.M.Serrat: “son aquellas pequeñas cosas, que nos dejó un tiempo de rosas en un rincón…” Una pared descarapelada, un vidrio roto, una chapa que ya no sirve, el óxido que se acumula en la reja, la llave que gotea… y ese foco que nadie cambió.

Y así, nos llenamos de más pequeñas cosas… al fin y al cabo eso son: pequeñeces.

Pensamos que nadie las ve o por lo menos queremos hacer como que así sucede, pero la verdad es que cerramos los ojos porque no queremos ver la realidad que no nos conviene.

Al rato ya no será un foco, serán tres. De todos modos las cosas siempre se podrán hacer luego…

Y no es por abusar de los puntos suspensivos, pero es que estos denotan un futuro incierto o una acción no definida, que incluso podrían indicar duda, temor o vacilación.

La desidia, el desgaño, la falta de motivación, de planeación, invariablemente afectaran todo aquello que pudo ser prevenido.

Cambiar un foco se llama mantenimiento correctivo. Comprar un foco antes de que se funda se llama mantenimiento preventivo y esto podría extrapolarse a un sinnúmero de áreas de nuestra vida diaria y por supuesto en el actuar de las responsabilidades por cumplir, que valga decirlo, no necesariamente son exclusivamente personales, ya que en gran medida estas son colectivas.

El Tianguis Turístico en la Ciudad de Puebla, concluyó y Los Cabos tuvo mención especial por muchas razones imposibles de enumerar en una nota de esta naturaleza, sin embargo me referiré solamente a una que considero fundamental : La vigencia de la calificación “destino Premium” con la que todavía es reconocido.
Y es que me pregunto si estamos cambiando todos nuestros focos fundidos a tiempo, o mejor aún si tenemos focos de reserva previendo que el tiempo para substituirlo sea breve.  Simple analogía a la recolección de basura, limpieza de las calles, seguridad pública, abastecimiento de agua potable, alcantarillado eficiente, operación de plantas de tratamiento, imagen urbana, calidad del agua en estero, ríos, arroyos, presas, lagunas y mares, equilibrio y respeto ecológico, eficiencia en la comunicación, conectividad aérea y marítima, calidad del aire, eficiencia del servicio público, servicios médicos y de emergencia, transporte público, calidad y variedad de servicios turísticos, políticas de precios justos, servicio, calidez, calidad, honestidad, honradez y amabilidad… solo por mencionar algunos que son críticos cuando se habla de destinos Premium.

Y digo lo anterior porque a todos se nos llena la boca cuando decimos que Los Cabos es uno de los mejores destinos del país, “Premium”, con el mejor golf y pesca inigualable y etc., etc.

Pero: ¿estamos pensando en el árbol o en el bosque? Es curioso que en México tengamos la política de barrer las calles y pintar las fachadas cuando viene un visitante distinguido y en cuanto pasa y se va, hasta las plantas y macetas desaparecen.  Esto nos hace ver como foro de televisión o como pura fachada, desafortunadamente  sin verdadero sustento. ¿Por qué inaugurar plantas de agua que no funcionan? , ¿Porque no remover los postes de luz que nunca encienden para reubicarlos en colonias que los requieran?, ¿Por qué instalar mobiliario urbano que no es cuidado con la debida atención?... (Más puntos suspensivos).

Pero más grave aún es pensar que la tarea es únicamente gubernamental, porque no hay nada más equivocado que eso. La tarea es fundamentalmente civil en todos los sentidos.  Eso es mantenimiento preventivo.

La cantidad es medible. Se puede calcular y a través de fórmulas y modelos econométricos se pueden encontrar puntos óptimos para balancear la oferta y la demanda turística, hacer más eficiente la ocupación en los vuelos, abastecer al destino, aprovechar sinergias de negocio, encontrar las mejores fechas de ferias, festivales y torneos; en papel todo se puede.

La calidad de lo anterior depende de todos y cada uno de los habitantes de este destino.

…. Son aquellas pequeñas cosas….

JCG

Comunicabos S.C, con domicilio en Márquez de León s/n casi esq. ampliación Zaragoza, Col. 5 de Febrero, San José del Cabo, BCS, México
utilizará sus datos personales recabados para el envío exclusivamente de nuestros boletines electrónicos. Para mayor información
acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad integral a través de Aviso de Privacidad.

Todos Los Derechos Reservados Comunicabos 2018 - Creación y Mantenimiento de Sitio Web por Acadep